Cambio 21

Ex Pozo de Quilmes: Presentan un proyecto de ley para que el ex centro clandestino se convierta en sitio de la memoria.


07 de julio de 2016

Redacción Cambio21

Organizaciones de derechos humanos y sociales, sobrevivientes y familiares de desaparecidos presentaron un proyecto de ley para que el centro clandestino se convierta en sitio de la memoria, defensa y promoción de los derechos humanos.

Click en la foto para ampliar

El proyecto, ingresado en la Cámara Baja bonaerense por la legisladora FPV Evangelina Ramírez, declara “bien de interés histórico cultural” de la provincia al edificio en donde funcionó el Pozo de Quilmes, también conocido como “chupadero Malvinas”, en donde estuvieron secuestradas y fueron torturadas víctimas de la última dictadura cívico militar de diferentes puntos del país y de países limítrofes –integró el “circuito Camps” del territorio bonaerense y en 1978 funcionó como centro de tortura y secuestro dentro del circuito del Plan Cóndor–. Además establece que se transfiera “a título gratuito” a la Comisión Provincial por la Memoria para “su administración, explotación, uso y goce”. En la actualidad, es sede de la Delegación Departamental de Investigaciones de la Policía Bonaerense.

“Es el mejor proyecto que se podría haber hecho y que la Comisión esté a cargo de él es una garantía de futuro: sin duda lo que se construya allí será la mejor exposición de la memoria, la verdad y la justicia”, dijo Ramírez durante la presentación pública del proyecto de ley. Por su parte, el rector, Mario Lozano, celebró el proyecto y la presencia de ex detenidos del Pozo de Quilmes, de familiares de desaparecidos, así como de miembros de organizaciones que participaron de la redacción del texto en la universidad: “La memoria en uno de nuestros compromisos principales”, destacó el rector en nombre de la institución, ya que “atraviesa cada una de las actividades que se realizan” allí.

La confección del proyecto fue “horizontal y participativo”, coincidieron diferentes participantes de esa tarea, que comenzó en marzo pasado, a pocos días de la conmemoración de los 40 de la última dictadura. “Fue una discusión fraterna y sin mezquindades”, remarcó Viviana Buscaglia, secretaria de Derechos Humanos de la regional quilmeña de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), una de las organizaciones que participó de la producción del texto que imagina transformar al ex centro clandestino en un lugar que sirva para “contribuir a mantener viva la historia reciente del país”, con un “enfoque de género y diversidad” y la participación de jóvenes. Buscan que el futuro sitio de memoria fomente “el estudio, la investigación y la difusión” de los hechos vinculados a los golpes de Estado argentinos, pero también a “luchas sociales y populares” y los “genocidios históricos” latinoamericanos. Quieren convertirlo en un archivo y centro de documentación especializado, que colabore con los juicios de lesa humanidad y la búsqueda de bebés robados durante el terrorismo de Estado. También quieren que contribuya al “registro y sistematización” de casos de violencia institucional.

La directora de áreas de la Comisión Provincial por la Memoria, Sandra Raggio, destacó los objetivos con los que fue creado el proyecto: “generar memoria es generar formas de aproximación al pasado reciente, para convertir ese pasado en pedazos de historia atravesados por una fuerte expectativa de futuro”.

Compartir esta nota en