Cambio 21

Intendentes peronistas le marcan la cancha a La Cámpora, D' Elía, Sabbatella y Boudou


17 de mayo de 2017

Redacción Cambio21

Los jefes comunales fusionaron los grupos Esmeranda y Fénix para dar pelea en las PASO, y adelantaron que tendrán injerencia directa en la conformación de las listas

Click en la foto para ampliar

Los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires, que se encontraban agrupados en los Grupos Esmeralda y Fénix, sellaron un pacto de unidad ayer en Merlo y dejaron en claro que no permitirán que vuelvan a tener poder de decisión ni espacios de privilegio en las listas a La Cámpora ni a aliados electorales que no pertenecen al PJ bonaerense, como Luis D'Elía, Amado Boudou y Martín Sabbatella. En una jornada intensa, los jefes comunales sellaron la primera foto de unidad por la mañana y, por la tarde, en la sede porteña del PJ, blanquearon su nueva conformación en el marco de una reunión de diferentes agrupaciones que se cobijan bajo el paraguas de Cristina.

La fusión Esmeralda-Fénix en Merlo, según informa Ambito Financiero, "opera como un muro de contención política del peronismo territorial para defender, en bloque, lugares propios en el armado de las boletas electorales". "Nosotros estamos legitimados por los votos en nuestros Municipios y defendemos territorios todos los días. No va más que La Cámpora no diga que lugares vamos a tener en las boletas. Ahora somos nosotros los que podemos imponer condiciones y definir espacios", declaró ayer al diario uno de los intendentes del conurbano que participó de la foto de unidad en Merlo. 

El nuevo colectivo unificado del Esmeralda y el Fénix reconoce, tácitamente, la jefatura de Cristina de Kirchner a partir de su intención de voto en el conurbano. En especial en la tercera sección electoral. Están dispuestos a acoplarse al pos kirchnerismo para enfrentar a Florencio Randazzo, quien a partir de mediciones aún discretas, no les garantiza la gobernabilidad en la renovación de los Concejos Deliberantes. El problema es otro y fue explicitado en el último asado que organizó el camporista Juan Cabandié en su casa con la presencia de la ex presidente. Cristina no bendijo a ningún interlocutor oficial, ni siquiera a Máximo, y los intendentes no tiene con quién avanzar en la construcción política, y electoral, de la provincia de Buenos Aires. "Nosotros no cuestionamos que este espacio lo lidera Cristina. Ni siquiera (Martín) Insaurralde, que va y viene desde hace dos años y ya estuvo con nosotros, con Massa, con Scioli y ahora de nuevo con Cristina. Pero necesitamos que la ex presidente defina quién es su interlocutor con los intendentes", amplió otro intendente peronista.

Los jefes comunales ya reivindican , por lo bajo, su derecho a veto en el armado de listas. El primer paso se dio en el Congreso del PJ bonaerense de diciembre del año pasado donde ampliaron el staff de apoderados para licuar a Eduardo "Wado" de Pedro y Jorge Landau, hasta ese momento únicos operadores de la lapicera de Cristina de Kirchner para anotar candidatos en las listas. Ahora explicitan su decisión de vetar candidatos impulsados por La Cámpora que le resten caudal de votos en sus distritos, en especial Boudou, D'Elía y Sabbatella, ex interventor del AFSCA del kirchnerismo.

Cumbre de intendentes

El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez ofició de anfitrión de sus colegas Insaurralde, de Lomas de Zamora; Ariel Sujarchuk, de Escobar; Leo Nardini, de Malvinas Argentinas; Juan Pablo de Jesús, del Partido de La Costa; Ricardo Curutchet, de Marcos Paz; Santiago Magiotti, de Navarro; Walter Festa, de Moreno y Fernando Gray, de Esteban Echeverría, quienes visitaron el Centro de Desarrollo Infantil 120.

Compartir esta nota en